El trabajo, los estudios y mejorar un idioma, principales motivos para irse al extranjero

Sofía Riesco

El 99% de los jóvenes que han participado en un programa de movilidad recomienda la experiencia. El 80% considera que sus expectativas se cumplieron de forma muy satisfactoria.

imagen El trabajo, los estudios y mejorar un idioma, principales motivos para irse al extranjero


El trabajo y los estudios son los dos motores de movilidad que impulsan a los jóvenes europeos a cambiar de país. Un estudio perteneciente al proyecto europeo MOB GAE ha recogido las experiencias de 243 entrevistas individuales, casi 2.300 respuestas de un cuestionario en red y 25 grupos de discusión. El objetivo es conocer el desarrollo personal y profesional de los que han pasado un tiempo en el extranjero, si han aumentado su autonomía e independencia, y cómo acceden al empleo.

La mayor parte de la muestra está dividida entre las dos formas más comunes de movilidad: la relacionada con el trabajo (51%), y la relacionada con el estudio (31%). El voluntariado también representa una parte relevante de la muestra (casi 8%), y corresponde principalmente al programa “Servicio de Voluntariado Europeo" (SVE).

La movilidad se hace especialmente entre los 21 y 24 años. Las razones más comunes para hacerla son el desarrollo de las competencias, el interés por viajar al extranjero y la curiosidad por conocer otros países y otras culturas.

Los resultados obtenidos muestran un alto grado de satisfacción con la experiencia de movilidad: el 80% de los participantes considera que sus expectativas se cumplieron de manera muy satisfactoria. La mejora de un idioma extranjero es el principal impacto que tuvo la estancia en el extranjero.

A nivel personal, las consecuencias que tuvo la movilidad entre los participantes del estudio fueron la mejora de las habilidades de aprendizaje, no tener miedo a expresar sus ideas y la capacidad de trabajar en equipo y liderarlos.

En el ámbito profesional destaca la mejora de las competencias lingüísticas, el desarrollo de un perfil profesional, la toma de conciencia profesional y la mejora de la planificación o la organización.

Casi el 100% de los que participaron en un programa de movilidad recomendarían la experiencia, y el 95% volvería a repetir.

Por otro lado, los principales retos a los que se enfrentan en el extranjero son la dificultad del idioma local, la presión de adaptarse a una nueva cultura, la sensación de nostalgia o los retos que surgen en el trabajo.

En el informe recomiendan promover la asignación de “tutores-compañeros" para cada participante: un joven de la misma edad y con intereses similares, que asume voluntariamente la responsabilidad de apoyar a los participantes de movilidad en la vida social fuera del programa de trabajo. Otra de las recomendaciones es proporcionar financiación para cursos de idiomas y sensibilización cultural del país de destino.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad